LA LAGUNA mi ciudad: Paseo dominguero.

on Feb 17, 2012

   Hola amigos bloggeros: El domingo pasado dimos un fresquito y relajante paseo por el centro de La Laguna y aproveché para sacar algunas fotos de los lugares que estuvimos visitando hace unas semanas con el curso sobre Biodeterioro…algunos amigos echaron de menos que no hubiera puesto fotos de los edificios que visitamos, así que me dieron la idea de aprovechar algunas entradas de este blog para contarles cosas de la ciudad donde vivo y un poco de sus monumentos más emblemáticos.

   Una de las visitas que hicimos fue al antiguo Instituto Cabrera Pinto situado en la calle San Agustín. Es un edificio al que le tengo especial cariño porque tuve la enorme suerte de estudiar el bachillerato en sus viejas aulas, frías como una nevera (todavía me acuerdo de los sabañones) pero muy entrañables.

   El instituto se localiza en uno de los más antiguos conventos agustinos construidos en la ciudad de La Laguna, creado en la primera década del s. XVI. Comenzó a construirse en 1506 y se completó entre 1530 – 60 siendo prior Fr. Pedro de Grimón, hijo del conquistador de la isla de Tenerife Jorge Grimón. La iglesia fue remodelada en varias ocasiones durante los siglos XVII y XVIII, siendo el templo más grande de la ciudad, con tres naves, a fin. de 1784. Lástima que el 2 de junio de 1964 sufriera un incendio que la destruiría totalmente, y así sigue en espera de un nuevo uso.
   El convento se reformó en el s. XVIII construyéndose el torreón cuadrado terminado en chapitel donde se halla el campanario, la puerta de entrada y el reloj (de principios del s. XX). A ambos lados se ubican dos hermosos balcones canarios cerrados por celosías, de influencia mudéjar.

   El instituto conserva, a pesar de las numerosas reformas y reedificaciones, una parte del primitivo convento, especialmente el primero de los dos claustros con algunos arcos y soportes labrados del s. XVI. Este claustro me trae muchos recuerdos ya que era paso obligado para el acceso a las aulas, zona de charlas y, como no, testigo de muchas “fugas”.

   Ahora ha perdido parte del encanto que tenía cuando estudiaba allí, aunque hay que reconocer que el edificio necesitaba una restauración. Recuerdo como nos tenían prohibido pisar el suelo de madera del claustro, el la primera planta, ya que corría riesgo de derrumbe, y era por donde precisamente nos fugábamos bien pegaditos a la pared. Allí arriba, donde la camelia en flor, era donde estaban las aulas de COU.

   Justo en esta zona del claustro, donde antes estaba la secretaría y el acceso al segundo claustro que estaba cubierto y era la cancha de baloncesto, me encontré con un cartel con el título “Historias escondidas”…Por lo visto, durante la reforma, en octubre de 1993, los obreros encontraron una pequeña cripta con restos humanos que después de investigaciones resultaron ser de los Condes de Valle de Salazar. Hasta 1814 no hubo cementerio en La Laguna, así que era usual los enterramientos en criptas, claustros e iglesias. Para mi fue inevitable pensar en los años que estuvimos pasando por encima de ellos, y en lo “locos” que los tuvimos que volver con el griterío de tantos estudiantes… Ahora hay una placa en el suelo indicando la entrada a la cripta.

   Este es el segundo claustro, el que estaba techado con uralita, y a la derecha se pueden ver las puertas de las aulas. Al fondo está el acceso al tercer patio, donde los estaban los baños y también otra cancha, y la escalera de tea que daba a la segunda planta. Está todo bastante cambiado…

   El convento de San Agustín estuvo, desde sus inicios, vinculado con la enseñanza. En 1846 se creó el Instituto de Segunda Enseñanza de Canarias, cuyo director fue D. Adolfo Cabrera Pinto (nombre del actual instituto), el cual fue también precursor del establecimiento de la Universidad de La Laguna. En 1849 se creó la Escuela Normal de Maestros. Por sus aulas han pasado ilustres personalidades de nuestra historia como Benito Pérez Galdós, Oscar Domínguez, Tomas Morales, José Aguiar, etc.

   Es el primero y más antiguo instituto en activo de toda canarias desde su fundación en 1846. Actualmente el instituto se ubica en un nuevo edificio, y en el antiguo convento, gestionado por un patronato, solo quedan oficinas administrativas además de utilizarse para exposiciones, cursos, etc. También se encuentra el museo de Hª Natural donde se exponen los fondos científicos del instituto como animales disecados, insectos y minerales, aparatos científicos del s.XIX y restos arqueológicos como una momia guanche. Todo ello celosamente guardado por nuestros profesores cuando rondábamos por allí…

   Espero les haya gustado este poquito de historia de mi ciudad La Laguna…nos despedimos del Instituto no sin antes ver un poquito más de líquenes en la antigua iglesia (es una pena ver un espacio tan abandonado).

   Y un detalle curioso…le está naciendo una palmera en lo alto de sus muros…

 
   La próxima entrada prometo será de restauración…ciao ciao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *