BIODETERIORO – Paseo lagunero.

on Ene 22, 2012

     ¡¡¡Vaya par de semanitas que llevamos!!! Entre el comienzo de las clases y la preparación e inauguración de la exposición no he parado, y encima se me ocurre apuntarme a un curso sobre biodeterioro…buff!!!
     Me ha encantado volver a encontrarme con mis alumnas/os y retomar las clases después del “parón” navideño…nos echábamos de menos. Ya estamos trabajando “a piñón” y dentro de poco podré mostrarles sus trabajos, algunos que quedaron a medias antes de las navidades.
    
     Pero en este artículo voy a aprovechar para contarles el paseito lagunero que disfrutamos el viernes pasado, una salida organizada por nuestra profe Mª del Mar Prendes, Restauradora de Obras de Arte y organizadora de este interesante curso sobre “Biodeterioro de Bienes Culturales “ junto a la Fundación Mapfre.

     En el curso hemos repasado los distintos tipos de biodeterioros que pueden sufrir las obras de arte y la manera de combatirlos, con interesantes charlas impartidas por profesores doctores de la Facultad de Biología de la Univ. de la Laguna. Tuvimos una charla sobre “Insectos xilófagos” que intentaré resumirles cuando tenga un rato…queda pendiente para un tutorial!!!

     Nuestro paseito lagunero consistió en repasar “in situ” los diferentes tipos de deterioros estudiados durante las charlas del curso y sus agentes patógenos (hongos, algas, líquenes, insectos xilófagos, plantas y animales), que podemos encontrar en nuestra bonita ciudad patrimonial.
     Comenzamos por la Iglesia de Santo Domingo donde pudimos apreciar diferentes tipos de deterioros en la piedra de la portada, la mayoría causados por nosotros (con nuestro amor por el cemento), y también diferentes tipos de agentes patógenos como líquenes y hongos en las paredes (parece suciedad negra) y en la espadeña (manchas amarillas y blancas).

     Continuamos por la Plaza del Adelantado y nos paramos en su fuente, llenita de calcificaciones y con la visita de una paloma (enemigas mortales de nuestro patrimonio).

     ¡¡¡Parecíamos unos locos mirando para arriba!!! Aquí está el grupo frente a la fuente…

       Después de visitar el la Iglesia del Convento de las Catalinas, con unos retablos preciosos que aún no han sido restaurados y, por lo tanto, llenitos de deterioros de varios tipos (suciedad, insectos xilófagos,…), nos dirigimos al Ayuntamiento y a la sede del Cicop, donde encontramos en su patio varios ejemplos de liquenes, musgos y plantas inferiores (verodes y helechos) en las piedras que forman el basamento de las columnas.

     Resultan una monada verlos así de pequeñitos, pero hay que ver los destrozos que causan sus raíces cuando crecen. Paseando por la calle San Agustín encontramos algunos ejemplos de verodes muy característicos de nuestra ciudad y que le dan un toque especial a nuestro tejados, pero que no hay duda que hay que vigilar y mantener para que no se conviertan en un grave problema.

     Visitamos la sede del Obispado, recientemente restaurado después del incendio que lo destruyó practicamente en su totalidad hace unos años. ¡¡¡Está tan nuevo que todavía no tiene ni verodes!!!
     Ya estaba cayendo la tarde y refrescando, que el problema de La laguna es la humedad que nos cala los huesos…llegamos al Instituto Cabrera Pinto y nos encontramos cantidad de líquenes (amarillo), musgo, hongos (manchas negras) y hasta algas en las piedras de la entrada.

        Y eso que este está siendo un año atípico en La Laguna, donde todavía no ha llovido “con fundamento”, porque si fuera un enero normal podríamos haber visto cantidad de musgo como para montar un belén.
      Terminamos el paseo en la Iglesia de La Concepción, pero ya teníamos poca luz para las fotos. Aprovechamos para visitar todo el grupo la exposición de las máquinas de coser en la Casa Viña Norte situada en la misma plaza, y después nos tomamos algo calentito, que ya hacía falta.

     Fue un paseo estupendo y refrescante, después de unas semanas de locura. Algunas veces viene bien parar y pasear un poco, dejando pasar el tiempo, para ver todo con mejor perspectiva.

     Espero les haya gustado este desengrasante artículo y lo hayan disfrutado como yo lo hice del paseo. A todos mis amigos bloggeros de Tenerife les invito a pasear por mi ciudad y a fijarse en todos estos detalles, y a mis amigos bloggeros que no son de aquí animarles a visitar esta ciudad patrimonial donde vivo y que me encanta… Ciao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *